Realiza una Búsqueda

Mankind by Kenneth Cole

Esta fragancia del 2013 establece una nueva línea de perfumes dentro de la marca de vestuario estadounidense Kenneth Cole, ubicándose en paralelo a otras fragancias como Black y Reaction, con Mankind asumiendo a una nueva generación de hombres atrevidos que se identifican por las expectativas que se proponen, con la fragancia siendo también el primer producto elaborado bajo la nueva licencia de Parlux después de concluir los acuerdos con Coty en el 2012. El envase considera una botella de vidrio transparente de caras planas y esquinas curvadas cuyo borde está cubierto por una cinta de cuero negra sujetada por remaches en la zona del gollete, más un tapón cilíndrico que también tiene un contorno de cuero negro. En el sitio de Kenneth Cole señalan el uso de las siguientes notas: piña, peras, cardamomo, estragón, jengibre, canela, sándalo, musgo de roble y musk.

En partida el perfume destaca por rasgos de agua especiada a la pimienta y canela sobre enebro siguiendo un estilo parecido al usado por Montblanc en Legend, sumando a los 5 minutos un efecto de jabón verde que no llega a lavanda y que tiene matices apagados de fruta roja, manteniendo una evolución que a los 10 minutos define las notas herbales dentro de la familia de las hojas de lavanda con un frío de sándalo, ocurriendo a los 15 minutos oscilaciones amplias en torno a enebro y vetiver que mantienen vigente el cuerpo de jabón, llegando a los 20 minutos con mezclas de corte mediterráneo en naranja y jengibre sobre un agua de canela con lavanda. En fase media a los 30 minutos el perfume muestra un alza de picor en torno a cardamomo y pimienta no negra que gradualmente se vuelve más tosco y mentolado pasando por pachulí y musgo de roble húmedo, llegando a 1 hora a un equilibrio de notas de pimienta tipo salvia con menta de cardamomo y cuero amaderado. Al pasar de las 2 horas el perfume posee un cuerpo más amargo en cuero, musgo y salvia con un frescor acuático de pomelo también amargo, reforzando a las 3 horas un centro verde más ácido y con inclinación a cítricos imprecisos que aparecen solapados por musgo y cuero, estabilizándose a las 4 horas en un tono de agua de cuero con especiados amaderados que incluyen un dejo notorio de salvia que produce una impresión de tono marino jabonoso, dejando ver un punto tímido de piña parecido al propuesto por Jacomo for Men pero que no repunta del segundo plano. A las 6 horas el perfume baja su intensidad adquiriendo una presencia limpia que reduce a un mínimo los tonos marinos y de musgo sosteniéndose sobre un agua especiada a la madera que considera sándalo y un cardamomo que aporta un punto verde que se confunde con pachulí junto con acuáticos de enebro, volviéndose más simple y ligero el aroma a las 9 horas al tender a grupos de bergamota y lavanda con un pachulí fresco de base donde el cuero pasa a una canela amaderada de menor picor con vestigios florales que se acercan a flor de azahar, llegando a las 12 horas con la simplificación del aroma en un cuero con apariencia de granos de tonka y una naranja madura de apariencia sucia. En fase final a las 24 horas la fragancia se simplifica al establecer un centro dominante de bayas de enebro que presenta líneas tanto verde como acuáticas con un pequeño aporte cítrico de bergamota y pomelo reducido, relegando al fondo los vestigios amargos de salvia con pachulí que se sostienen sobre residuales de especiados con musgo y cuero.

La fragancia se apega a un estilo de perfumería clásica masculina con matices oscuros de bosque, ocupando notas que giran en herbales al cuero con amargos ocasionales sobre un agua especiada, mostrando a nivel de diario una indiferencia en las épocas del año que lo perfilan como un producto atemporal que soporta la realización de actividades deportivas ligeras o de corte social tipo club. En oficina el aroma se siente serio, en un punto medio entre una personalidad dinámica y una madura, con los matices amargos por momentos dificultando el mostrar una imagen profesional pero cubriendo los segmentos informal y semiformal, con un efecto memoria bueno en lo particular de las notas amargas sobre capas de bosque. En el caso nocturno el perfume se aparta del público adolescente al dar una impresión muy seria que resta espontaneidad a una salida con amigos a una fiesta, centrándose en eventos semiformales no extremadamente protocolares de climas cálidos por la impresión de tono marino, faltándole complejidad para destacar en el segmento formal. A nivel romántico la combinación de notas no apunta a buscar crear un ambiente acogedor, sensual o atractivo, entendiéndose como una fragancia independiente para disfrutar de manera personal. Rango de edad entre 25 y 60 años.

Mauboussin pour Homme by Mauboussin

Este perfume del 2003, de la marca de joyas francesa de lujo Mauboussin, aparece a 3 años del primer producto Mauboussin pour Femme manteniendo un enfoque clásico y elegante que comienza en líneas verdes tradicionales que luego evolucionan hacia un estilo más aromático usando una concentración Eau de Parfum que a nivel de joyería se inspira en una piedra de hematita magnética, teniendo en mente a un hombre misterioso y seductor que atrae como a un imán a las mujeres. El envase considera una botella con forma de pieza de joyería que parece una variante alargada de su predecesor femenino, con un tapón piramidal plateado que encaja sobre una banda del mismo color que lleva el nombre de la marca, sosteniéndose sobre un frasco de vidrio transparente de costados curvos y base gruesa con un liquido color violeta en su interior. En el sitio de Mauboussin Parfum señalan el uso de las siguientes notas: lavanda, pachulí y vainilla.

En partida el perfume posee una nota principal de romero dominante que tiene desvíos a lavanda fresca y se apoya sobre un fondo de madera oscura de corte clásico, mostrando a los 5 minutos indicios más verdes de pachulí y pino que van acompañados a los 10 minutos de alzas de la nota de romero que se hace acompañar por canela y ládano, cambiando a 15 minutos el romero por una lavanda densa que incluye ásperos verdes de pachulí con un punto de polen a la miel, reapareciendo a los 20 minutos la nota de pachulí en un formato de bosque que hace referencias a mentol y pino. En fase media a los 30 minutos el perfume presenta una nueva variante aromática que considera una primera línea de tonos marinos basado en lavanda y romero más una segunda línea más tibia centrada en vainilla de bronceador, ámbar y notas de crema láctea, suavizándose el aroma al llegar a 1 hora de aplicado bajando el cuerpo de perfumería clásica y resaltando combinaciones de flores amieladas ásperas al ajenjo que conservan un ámbar amielado al romero donde la vainilla y la madera se sienten como un té negro a la canela. Sobre las 2 horas la fragancia establece una capa dominante alta de canela con vainilla cremosa que produce ecos terrosos de coco y savia de higuera que contiene puntos vegetales toscos al mentol que cambian el romero y la lavanda por pachulí e incluyendo un punto amargo tipo quinina que produce una linea menor parecida a la de Laguna Homme de Salvador Dalí, surgiendo nuevas notas a las 3 horas que combinan ásperos de manzana con mentol de pachulí, ámbar cálido y vainilla al higo con interferencia de ládano junto con una resina fresca que contiene aproximaciones a Presence de Montblanc pero con un picor más potente en nariz centrado en canela con dejos de pimienta, volviendo a las 4 horas los tonos de crema láctea en miel, higo, vainilla y musk con madera basada en canela complementada por un clavo de olor que aporta picor a la mezcla y mejora la proyección del perfume a nivel ambiental. Al superar las 6 horas la fragancia recupera parte del aporte inicial de lavanda que se inserta como un hilo frío en un cuerpo de crema tibia de ámbar, con la canela perdiendo precisión y apareciendo junto con el clavo de olor como un elemento de picor secundario, volviendo las líneas verdes a cargo de un pachulí más amargo que contiene rasgos de salvia, abriéndose el pachulí a nivel ambiental a las 9 horas con un efecto de mentol terroso que incluye secciones ásperas de salvia con romero que sostienen un centro untuoso de canela con resina dulce a la miel de la familia del benjuí, alcanzando a las 12 horas un nuevo enfoque mucho más fresco y dinámico de exteriores con un aire de licor que se compone de notas más compactas de canela, pachulí, lavanda, miel, incienso, vainilla y nuevos cuerpos florales con apariencia de jabón. En fase final a las 24 horas el perfume se mantiene sobre una línea cremosa láctea con influencia de vainilla y canela con desvíos notorios hacia coco y savia de higuera que producen ecos a mirra y bronceador, teniendo complementos frescos en lavanda con una base de resina inciensada más profunda que tiene similitudes con el centro de Presence de Montblanc.

La fragancia sigue un estilo que puede prestarse a prejuicio a la primera olida, siguiendo una línea muy tradicional y clásica con ecos a la perfumería de los años ochenta y de décadas anteriores centrado en verdes de bosque con romero y lavanda, demorando unas horas en desarrollar un acabado cremoso a la canela con derivadas a miel y vainilla de bronceador que a nivel de diario se expresan con más soltura en climas fríos de otoño e invierno, sin ser un aporte para actividades deportivas. En oficina el aroma posee una personalidad llamativa que se hace notar, con las variaciones de aroma representando diferentes actitudes de edad y vestuario que van del nivel maduro informal al joven semiformal, incluso teniendo rasgos profesionales formales gerenciales, logrando un efecto memoria bueno en lo potente de su intensidad y en el centro de crema que es fácil de retener e identificar dentro de un grupo. En el caso nocturno el aroma se siente flexible para un uso joven informal de fiestas y salidas con amigos en invierno, moviéndose con más naturalidad en eventos semiformales de mayor elegancia como cenas o reuniones protocolares, siendo lo bastante potente y complejo para mostrarse en situaciones formales. En lo romántico el perfume requiere de mínimas aplicaciones para llamar la atención y no molestar a corta distancia en salidas con pareja conocida, cumpliendo un rol llamativo con gente desconocida con mayores aplicaciones. Rango de edad entre 25 y 60 años.

Mauboussin pour Femme by Mauboussin

Esta perfume del año 2003 es el primero creado para la marca francesa de joyas y relojes Mauboussin, iniciada en 1827 como un taller por un joyero identificado sólo por su apellido Rocher y que pasó a manos de su primo y asociado Jean-Baptiste Noury en 1869, con la firma adquiriendo su nombre definitivo en 1922 bajo el mando de Georges Mauboussin quien era el sobrino de Noury, destacando a finales del siglo XIX y durante la primera mitad del siglo XX por sus contribuciones a las principales ferias y exposiciones logrando medallas como el Grand Prix de la "Exposition des Arts Décoratifs" de 1925 y abriéndose a nuevos mercados como el de relojes en 1980, con la línea de perfumes surgiendo en el 2000 y estando actualmente la licencia en manos de Lorience Paris quien también produce la linea de fragancias Façonnable, con Mauboussin pour Femme apegándose a un estilo clásico frutal oriental. El envase considera una botella de forma piramidal de base curvada que se inspira en un diamante como símbolo de lujo asociado a la marca, con un tapón transparente que cubre un spray plateado y se sostiene sobre una banda también plateada que lleva el nombre de la marca, teniendo un líquido en el interior de color ámbar. En el sitio de Mauboussin Parfums mencionan de manera básica el uso de las siguientes notas: jazmín, ciruela dorada y ámbar gris.

En partida el perfume presenta una nota principal de aldehídico con duraznos sobre un fondo de resina donde resalta una nota intensa de acetona de rosas clásicas y densas que se mantiene al alcanzar los 5 minutos agregando un aporte de vainilla con aproximaciones a resina con madera a la canela, destacando a los 10 minutos una nota aislada de ámbar oscuro que decae a los 15 minutos en vainilla mezclada con rosas y dulzores combinados de duraznos y ámbar, volviendo a los 20 minutos la nota de aldehídicos con una variante de las rosas que incluye referencias a jazmín. En fase media a los 30 minutos la fragancia presenta una combinación de vainilla con cacao y acetona al durazno que se abre a gardenias densas con cercanía a tuberosas mientras conserva en paralelo un alimonado seco de aldehídicos, desarrollando a 1 hora un acabado de frutas maduras que no pasa por granos de tonka al mezclarse con vetas secas de aldehídico y acetona todavía dominantes, ampliando las resinas a benjuí con una lavanda mentolada que insinúa un ámbar gris con pachulí. A las 2 horas el perfume apaga el aporte de acetona manteniendo una línea amaderada al ládano y vainilla con mezclas de jabón compuestas por gardenias, jazmines y un frío aldehídico al limón con tonos de duraznos maduros secos, aumentando la calidez del aroma a las 3 horas en vetas más limpias e independientes que apagan la presencia de tuberosas en favor de canela, madera, ládano, vainilla, polen amielado al ylang-ylang y rosas clásicas ácidas con un incienso ahumado que se proyecta a nivel ambiental, enfocándose el perfume a las 4 horas en tonos de fruta madura que incluyen líneas frías más oscuras de jazmín que empujan a los duraznos a moras y ciruelas, con las rosas cambiando a grosellas rojas con un aire dulce no ácido de frambuesas y persistiendo en la base un ámbar amaderado a la canela con polen de ylang-ylang y talco al incienso. A las 6 horas el aroma se vuelve más dócil y grato, manteniendo un centro mejor amalgamado y menos agresivo en duraznos maduros con polen al ylang-ylang y tallos amaderados especiados a la canela con tintes de tabaco que incluye aportes de incienso y resinas más frías y untuosas de la familia del benjuí sobre un talco de violetas con puntos de frambuesas, con el aroma enfocándose a las 9 horas en líneas más verdes y polvosas que son dominadas por un jazmín que va seguido por aportes cítricos de flor de azahar donde los ecos cítricos son absorbidos por una resina verde al gálbano y que decanta parcialmente en un pachulí con tintes masculinos de lavanda sobre un jabonoso aldehídico de gardenias con musk, pasando a las 12 horas a un aroma de incienso clásico con fondos florales al jabón de gardenias y jazmines, sumando un punto dulce oscilante de moras que tiene un brillo metálico que deriva a verdes de pachulí con dulzores de ylang-ylang y amaderados de vainilla a la canela. En fase final a las 24 horas el perfume conserva un estilo clásico chiprés dominado por una línea amaderada a la canela que incluye aportes adicionales de pimienta rosada y pachulí con desvíos que tienen apariencia de vetiver sobre resinas oscuras que combinan miel, ládano y olíbano, destacando en el fondo un tono ácido de flores compactas en iris y rosas con una línea intermedia de vainilla.

Como primer perfume de la marca. la fragancia se apega a un estilo clásico chiprés y con tintes dulces orientales densos, parecido al enfoque elegante usado por Boucheron al aparecer en el mercado pero cubriendo un segmento poco usual en la década del 2000 que va desde la época de Opium de YSL de 1977 hasta comienzos de los años noventa con Red Door de Elizabeth Arden, enfocándose en el escenario de diario a usos invernales y otoñales no deportivos. En oficina el aroma sigue una línea elegante y distinguida con matices complejos que se siente como autoritarios y centrados en un uso semiformal a formal, logrando un efecto memoria bueno en una combinación amplia de flores cremosas y maderas especiadas. En el caso nocturno el perfume mantiene la línea elegante de la oficina, apartándose del público juvenil por una sensación de rigidez en situaciones dinámicas, manteniéndose como centro de atención en cenas más elaboradas, eventos sociales y reuniones bajo un protocolo, llegando con normalidad al caso formal de galas y matrimonios en invierno. A nivel romántico el aroma puede sentirse denso e intimidante en ocasiones, con la mezcla de notas apegándose a la vieja escuela de seducción al usar en pequeñas cantidades, tanto en salidas con pareja conocida como en conversaciones con gente que se conoce por primera vez. Rango de edad entre 30 y 60 años.

Dance Diamonds by Shakira

Esta fragancia del 2017, de la marca de la cantante Shakira, aparece al año siguiente de Dance y apelando a un concepto floral menos festivo al usar un nombre de Diamonds que deja una idea implícita de elegancia, con la fragancia teniendo en sus inicios un nombre alternativo de Under the Rain presente en algunos países. El envase mantiene el diseño de botella de Dance, con forma del cuerpo torcido de una mujer bailando junto con colgantes metálicos, cambiando el color del vidrio a un celeste esmerilado. En el sitio de Shakira Beauty no aparecen referencias a este lanzamiento, sin que se cuente con un listado de notas oficial.

En partida el perfume tiene un inicio que se centra en notas de jazmín, violetas e iris que se presentan en un formato polvoso con referencias acuáticas, sumando a 5 minutos un aporte atalcado de las violetas que incluye una nota de naranja amarga y sigue agregando a los 10 minutos una madera de tallos sosteniendo un foco en talco de violetas, con las maderas teniendo un ligero y breve desvío a almendras con ámbar a los 15 minutos que terminan reintegrándose a los 20 minutos en violetas más dulces montadas sobre un sándalo con cedro que produce un aroma de lápiz grafito. En fase media a los 30 minutos el perfume mantiene un centro estable de violetas que se siente más dulce al estar suavizado por musk e indicios muy bajos de bergamota que a 1 hora se vuelven más fragantes y apuntan a flores de azahar que equiparan a las violetas. A las 2 horas el perfume mantiene características más ligeras de violetas que se acercan a neutros de lirios del valle sobre una base fría de jazmines, reapareciendo el tono de naranja amarga que cambia los jazmines a una flor de azahar de presencia acuática y que se vuelve dominante a las 3 horas conservando en segundo plano un acabado clásico de perfumería tradicional en jazmines con violetas que se mezclan con un agua de madera, tomando a las 4 horas matices más vivos que se desmarcan de las violetas y jazmines orientándose a una combinación de naranjas amargas, limón y flor de azahar. A las 6 horas la fragancia establece un cuerpo acuático basado en jazmines y violetas que se abre a un áspero de loto, resaltando variantes frías de flores blancas de lirios del valle que reemplazan a la flor de azahar y a los aportes de naranja estableciendo una capa verde que bordea un calone, apareciendo a las 9 horas una nota roja frutal que tiene un origen en una peonía polvosa que todavía tiene cercanía con jazmines y flores blancas de jardín, logrando a las 12 horas un aroma mucho más vivo y expresivo aunque tenue en peonías y flores de azahar con un amargo de loto. En fase final a las 24 horas el perfume entra en un rango de musk seguido de aportes de bergamota, sosteniéndose sobre una variante cítrica a la flor de azahar con residuales de jazmín y peonías polvosas.

La fragancia sigue un estilo aromático menos vivo que su predecesor Dance del año anterior, reforzando una capa principal de violetas y jazmín que evoluciona después de varias horas en un frescor floral a la naranja, mostrando a nivel de diario una preferencia de uso primaveral y veraniega con algunas restricciones de uso en actividades deportivas en las primeras horas. En oficina el perfume tiene un inicio serio y clásico que se relaja con el paso del tiempo, conservando durante su evolución un aroma limpio y no intrusivo que tiene características más bien cotidianas y personales dentro de lo informal y semiformal, logrando un enfoque mediano por una combinación de notas conocida en la perfumería femenina. En el caso nocturno la fragancia demora en adquirir matices llamativos, apuntando a primera instancia a situaciones informales y semiformales calmadas que luego se vuelven más dinámicas, con la veta floral a la naranja tomando un cuerpo ligero que se pierde en eventos de mayor producción sin llegar al nivel formal. En lo romántico la combinación de notas es seria y fresca a la vez, dejando la sensación de una estructura que no busca proyectar ideas sensuales y que se disfruta de manera personal. Rango de edad entre 20 y 60 años.

Colors de Benetton Purple by Benetton

Este perfume del año 2017 es el tercer integrante de la colección Colors de Benetton que surgió el año anterior con el lanzamiento simultaneo de las fragancias Pink y Blue, con Purple teniendo asociado un estilo más oscuro y denso que apela al uso de frutos rojos azucarados menos acuáticos. El envase se apega a la forma de botella creada para las versiones Blue y Pink con una botella de frente circular cuya parte superior es recta y rematada en un tapón dorado con la forma del logo de Benetton, con el vidrio teniendo un color morado que disminuye a transparente en la base. En los sitios de Benetton no aparecen referencias a este perfume, sin que se cuente con un listado oficial de notas.

En partida la fragancia destaca una mezcla roja oscura que contiene indicios frutales jugosos que combinan extremos de frambuesas y lichís, sumando a los 5 minutos un aroma de flores de hibisco con vainilla sobre cremosos al durazno más un adicional de pimienta rosada que aparece a los 10 minutos, incorporando a los 15 minutos un azucarado de origen impreciso con vainilla que se suaviza a los 20 minutos en peonías atalcadas con un aire de granada. En fase media a los 30 minutos el perfume se enfoca en una nota de jazmín y moras sobre frambuesas secas que se desplazan hacia mezclas florales levemente ácidas que a 1 hora siguen centradas en un jazmín con grosellas junto con un azucarado de vainilla, marcando en este punto una baja de intensidad. A las 2 horas el perfume continúa con una intensidad ambiental mesurada centrada en grosellas azucaradas con una base en jazmín y tintes de vainilla, dejando ver una sección verde en torno a lirios del valle y tallos vegetales que ronda la idea de un confitado de pachulí de manera no precisa, sosteniéndose a las 3 horas en una combinación oscura y menos dulce de jazmín con grosellas que pierde gran parte del aporte azucarado conservando un hilo menor de vainilla con residuales de confitado de pachulí, suavizándose la fragancia a las 4 horas en flores neutras más suaves que un jazmín y con menos aromaticidad que un lirio del valle que tiende a musk, sintiéndose en el fondo un picor más alto de pachulí verde. Al superar las 6 horas el perfume presenta un nuevo cambio, comenzando con una capa de pachulí tosco como en Angel de Thierry Mugler que se diluye gradualmente hacia un cremoso de musk con aportes de duraznos con proximidad a una tuberosa diluida con vetas frías de flor de azahar, resurgiendo el pachulí de manera oscilante y reduciendo el frescor del aroma que toma un carácter más elegante y clásico a partir de las 9 horas con enfoques chiprés de jazmines y lirios del valle contra una variante del pachulí hacia musgo y tallos amaderados donde sobreviven unos puntos dulces de polen a la bergamota, aumentando a 12 horas la notoriedad del dulzor del confitado de pachulí que toma una apariencia de caramelo que se mezcla con residuales de mora, con un hilo verde de lirios del valle. En fase final a las 24 horas la fragancia se centra en notas frutales rojas donde destaca una frambuesa azucarada de baja acidez, cambiando los aportes de pachulí por un jazmín verde un poco más fresco que tiene referencias a talco de violetas.

Al comparar con sus predecesores Pink y Blue de la serie Colors de Benetton, la versión Purple se siente menos fresca y menos viva enfocándose en un segmento frutal que baja en intensidad apuntando en su punto medio a pachulí y luego pasando a tonos florales delicados que vuelven a una fruta apagada, dejando a nivel de diario la sensación de un perfume inicialmente para climas fríos de otoño e invierno que luego se abre a épocas medianamente calurosas de primavera y verano, sin presentar una funcionalidad deportiva. En oficina el perfume sigue una línea de corte cotidiano no necesariamente profesional y que apunta a una limpieza personal, cubriendo el segmento informal en primera instancia y adaptándose al semiformal dependiendo del vestuario, teniendo un efecto memoria bajo que se ve afectado por la baja potencia del aroma. En el caso nocturno el perfume necesita de sobreaplicaciones para hacerse notar, comenzando con una mezcla frutal neutra al jazmín que tiende a pachulí con una apariencia algo áspera y que se desplaza a situaciones informales no dinámicas y eventos semiformales cotidianos, faltándole fuerza para mostrarse en ocasiones formales. A nivel romántico la mezcla de notas se siente indiferente de una intención de conquista, de pretensiones sensuales o de la idea de establecer un ambiente grato, mostrándose como un perfume de disfrute personal. Rango de edad entre 20 y 60 años.